IMPACTO

ESTADÍSTICAS

DE GUATEMALA

Task-Tarea cree firmemente que la inversión en educación es la mejor estrategia a largo plazo para combatir la pobreza en Guatemala.
Los datos que presentamos a continuación apoyan esta visión, dando una clara demostración del porque hemos elegido enfocarnos en las niñas mayas de Sololá

DEMOGRAFÍA

Para empezar a comprender los problemas de educación y pobreza en Guatemala, se debe prestar especial atención a la demografía. Guatemala es un país donde la raza, el género y la geografía tienen un gran impacto en la mayoría de las medidas económicas y sociales.

Aproximadamente la mitad de la población guatemalteca vive en un área rural, la mayor concentración poblacional se encuentra en las tierras altas occidentales del país. Es allí donde viven la mayoría de los mayas quienes constituyen casi el 40% de la población total.

POBREZA

Desafortunadamente, ser maya y vivir en una zona rural aumenta la posibilidad de pobreza. Este es el caso de un 75% de mayas u otras personas que viven en zonas rurales de Guatemala (Q10000 o $ 1400 / año). Peor aún, casi 2 de cada 5 de estas personas viven en la pobreza extrema (Q5750 o $ 800 por año), o lo que las Naciones Unidas han definido como «privación severa de las necesidades humanas básicas».

AGRICULTURA Y TRABAJO INFANTIL

Muchos niños, especialmente las niñas, se mantienen fuera de la escuela para ayudar con el trabajo agrícola u otras tareas domésticas.  Como es típico de los países pobres, un alto porcentaje de la fuerza de trabajo se dedica a la agricultura, ya que carecen de la infraestructura y las habilidades que permiten la especialización en trabajos con mayores ingresos.

Desafortunadamente, la demanda de mano de obra barata es uno de los factores que mantiene a los niños fuera de las escuelas, perpetuando el ciclo de pobreza. Un estimado del 22% de los niños mayas entre las edades de 7 a 14 años hacen parte de la fuerza laboral.

ANALFABETISMO

Task-Tarea cree que la brecha educativa ha contribuido a consolidar la pobreza en lo que se conoce como las tierras altas occidentales tales como Sololá.

Las tasas de alfabetización en Guatemala han aumentado de manera constante desde que terminó la larga guerra civil del país hace 20 años. Pero aún persisten 3 factores de riesgo que disminuyen severamente las posibilidades de alfabetización: ser maya, ser una niña y vivir en un área rural.

AÑOS DE ESCOLARIDAD

Aunque hay muestras de mejora en los niveles de alfabetismo y de culminación de la escuela primaria, Guatemala sigue teniendo tasas bajas de ingreso en los niveles secundarios. Los niños de Guatemala, pero sobretodo las niñas, permanecen en la escuela menos años que sus contrapartes en los Estados Unidos o incluso en México.

En Sololá, una de las áreas objetivo de Tarea-Tarea, se puede observar de manera notoria el aumento en la deserción escolar más allá de la escuela primaria.

Las estadísticas confirman la estrecha relación y correlación que cabría esperar entre los niveles de educación y pobreza. El programa de becas de Task-Tarea aborda este tema al incentivar a las niñas mayas a matricularse en la escuela y continuar su educación hasta completar la equivalencia de la escuela secundaria.

AGUA POTABLE EN LA ESCUELA

Además de las becas, hemos descubierto que la calidad de los alimentos y del agua tienen un gran impacto en el número de matriculas y rendimiento escolar.

El agua en las escuelas es usada para beber, asear, cocinar, cuidar el jardín y limpiar, pero muchas de las escuelas de esta área no tienen acceso a agua potable de calidad y durante la estación seca – de Noviembre a Abril – la cantidad de agua es se vuelve crítica.

Este año, Task-Tarea ha comenzado a evaluar el acceso al agua potable en tres de sus escuelas asociadas.

COMIDA EN LAS ESCUELAS

Incluso cuando hay agua disponible, las escuelas tienen fondos muy limitados para comida. Muchos padres dependen de las escuelas para alimentar a sus hijos. En el 2018, cada escuela de Sololá ha recibido 40 centavos por estudiante por día, para proporcionarles el desayuno.

Aunque esto no representa mucho dinero, la disponibilidad de alimentos en las escuelas es un motivador clave para que las familias inscriban a sus hijos y les permitan asistir a la escuela. Por esta razón, en este año Task-Tarea se ha propuesto mejorar y aumentar la oferta de alimentos en nuestras escuelas asociadas.

La desnutrición en los niños es común en Guatemala, más común aún entre las poblaciones rurales mayas de Sololá donde Task-Tarea está ubicada. De acuerdo con USAID (2018) “Guatemala tiene la cuarta tasa más alta de desnutrición crónica en el mundo y la más alta en América Latina y el Caribe. En la actualidad aproximadamente el 50% de los niños guatemaltecos menores de 5 años, tienen retraso en el crecimiento debido a la inseguridad crónica alimenticia. Dentro de las zonas indígenas este porcentaje se eleva a 70% de población que padece de desnutrición crónica.”

TECNOLOGÍA EN LAS ESCUELAS

Task-Tarea cree que las pequeñas inversiones en tecnología pueden tener un gran rendimiento en la calidad de la educación, y la base de las tecnologías de la era de la información es el acceso a Internet.

Solo hasta el 2015, cuando Task-Tarea comenzó a proporcionar fondos para Internet, ninguna de nuestras tres escuelas asociadas había recibido o asignado fondos para el acceso a Internet a pesar de tener pequeños laboratorios de computación.

TELÉFONOS MÓVILES COMO RECURSO

Guatemala tiene una tasa de adopción de teléfonos móviles sorprendentemente alta, incluso en las áreas más pobres. La presencia de tantos teléfonos móviles indica que muchos padres, maestros y jóvenes estudiantes tienen acceso a comunicaciones y recursos de Internet. Esta conectividad ha permitido que Task-Tarea planifique y colabore con proyectos para las escuelas, que de otra manera hubieran sido imposibles.

TAREAS DE EVALUACIÓN

Hay otras áreas que mediremos en el futuro para monitorear mejor otros aspectos del entorno de aprendizaje proporcionado por cada escuela. Estos podrían incluir los siguientes:

  • cantidad y tipo de computadoras
  • tasa entre estudiante / maestro
  • tasas de deserción y graduación escolar
  • cantidad de escritorios y sillas operativas
  • cantidad de libros de texto por edad
  • cantidad de libros en la biblioteca de la escuela
  • presupuesto anual para suministro escolar
  • medición de la calidad del agua.

IMPACTO Y RESULTADOS

Desde su fundación en 1995, más de 1.000 niñas se han beneficiado del programa de becas de Task-Tarea. Están niñas han recibido una beca cada año que continúan estudiando, lo que motiva su progreso hasta la escuela media y secundaria. Al contabilizar las becas de varios años, el número total anual desde su comienzo ha sido de más de 3.500.

Recientemente el porcentaje de matrículas en las niñas ha aumentado. Hace tan solo 6 años nuestras escuelas tenían aproximadamente 40% de las niñas en las escuelas. Hoy hemos logrado la paridad en la matrícula en la escuela primaria entre los niños y las niñas; en una escuela en donde actualmente se matriculan mas niñas que niños.

Aun no hemos logrado completamente más allá de sexto grado, donde vemos que los estudiantes abandonan sus estudios en especial las niñas. El desafío para la próxima década será convencer a nuestros estudiantes para que permanezcan en la escuela más allá de sus estudios primarios.

En los últimos 7 años un 80% de las niñas mayas que reciben las becas de Task-Tarea han continuado sus estudios hasta la escuela media y un 72% hasta su secundaria (bachillerato). Estas cifras están muy por encima de los promedios en las escuelas rurales mayas.

Todas las escuelas patrocinadas por Task-Tarea han estado conectadas con Internet desde el 2014. Esta conexión provee la base para el aprendizaje en línea, el intercambio de materiales educativos y la colaboración en vivo.

El programa de aulas globales ha estado en vigor durante 3 años. En este periodo de tiempo hemos realizado 25 videoconferencias entre las aulas de escuelas primarias en los Estados Unidos y Guatemala. Estas videoconferencias han permitido sesiones de enseñanza, intercambios culturales y proyectos científicos conjuntos.

Dos docenas de testimonios de una muestra aleatoria de becarias de Task-Tarea indicaron que las mujeres jóvenes están esperando más tiempo para casarse, establecer sus carreras y tener menos hijos. Se necesita una evaluación más exhaustiva para poder cuantificar mejor este impacto.